Un Verdadero Testimonio

Testimonio
Base Bíblica: SANTIAGO 2:17-18

Muchos pensamos que las obras no tienen nada que ver con el cristiano, pensamos que las obras tienen que ver con la religión no con nuestra fe, no con nuestro estilo de vida.

Pero estamos totalmente equivocados, de hecho las obras son la muestra de que hemos creído en Cristo (Santiago 2:18) nuestras obras muestran nuestra fe en Cristo.

Comprendamos esta verdad: Las buenas obras no nos hacen hijos de Dios, pero como hijos de Dios debemos hacer buenas obras, las predicaciones, la lectura bíblica, la oración, el servicio cristiano están enfocados en un solo propósito: las buenas obras, frutos de una nueva vida en Cristo. (2 Timoteo 3:16-17)

Pero las buenas obras en el cristianismo tienen un nombre especial: Testimonio. Esta palabra viene del original Marturia que quiere decir testigo, afirmar, confirmar y mártir, es decir que cuando damos buen testimonio estamos afirmando que el poder de nuestro Dios es real, si transforma vidas.

Podemos decir entonces que nuestro testimonio es la muestra más palpable que hemos creído en Cristo: (Mateo 3:8) cuando Cristo viene a nuestra vida debe producir un obrar diferente en nosotros. “Haced pues frutos dignos de arrepentimiento”

Si damos mal testimonio, los demás pensarán mal del cristianismo. El buen testimonio es muy necesario para una vida saludable en la iglesia.

I ¿CÓMO DAMOS TESTIMONIO ACERCA DE JESUCRISTO? 2 CORINTIOS 3:2

“Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres”

1. Con nuestros hechos

2. Con nuestros pensamientos y acciones

3. Todas estas cosas son el reflejo de lo que hay en el corazón: Marcos 7:21-22

3.1 Dios diseñó mi corazón

  • Para discernir
  • Para desear
  • Para decidir
  • Para consagrar

Y Samuel respondió al pueblo: No temáis; vosotros habéis hecho todo este mal; pero con todo eso no os apartéis de en pos de Jehová, sino servidle con todo vuestro corazón. 1 Samuel 12.20

3.2 La forma en que Dios trata al corazón

  • Dios examina el corazón 1 Samuel 9.19; 16.7; Marcos 7.20
  • Dios toca el corazón 1 Samuel 10.26; Efesios 3.17
  • Dios cambia el corazón 1 Samuel 10.9; Malaquías 4.6

II. UN BUEN TESTIMONIO NOS DA IDENTIDAD COMO HIJOS DE DIOS (MATEO 7:17-20)

La carta de presentación de todo cristiano es nuestro testimonio, las buenas obras que hacemos, el cambio que Dios ha hecho en nuestra vida.

Así como un árbol se conoce por el fruto que da, un cristiano se conoce por su manera de vivir, por su manera de hablar, por su manera de reacciona ante los problemas. Efesios 2:10.

III.  NUESTRO BUEN TESTIMONIO NOS DA EL PODER DE DARLE LA GLORIA A DIOS (MATEO 5:16)

Cada cambio que las personas de nuestro vecindario, de nuestro trabajo, de nuestra familia, ven en nosotros le da gloria a Dios

Cuando cambiamos nuestra manera de vivir le estamos diciendo al mundo que tenemos un Dios que cambia, que transforma, que restaura.

IV.  NUESTRO TESTIMONIO NOS DA AUTORIDAD DE PARTE DE DIOS (1 CORINTIOS 11:1)

Que autoridad más grande la de las palabras del Apóstol Pablo: Sed imitadores de mí así como yo imito a cristo con mi vida.

Nuestro testimonio nos da la autoridad para disciplinar en casa, para guiar nuestra familia, para exigir un cambio de vida en nuestros hijos, pues como vamos a exigir un estilo de vida que nosotros no tenemos.

Debemos de saber que nuestra familia espera un cambio en nuestra vida: Josué 1:16-18. Nos da autoridad para evangelizar a nuestra familia

1. ¿Estamos Negando a Dios en nuestra vida? (Lucas 12: 9)

  • Es posible negar a Dios con una vida distante de Él
  • Es posible negar a Dios desconociéndole delante de los hombres
  • Es posible negar a Dios ofendiéndole con nuestras acciones. 1 Samuel 15:23

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” 1 Corintios 4:20.

2. Hay veces que nuestras faltas o pecados ocasionan en los demás un daño o una pérdida que demanda restitución. Sea cuando recién nos convertimos o cuando ya somos cristianos.

En tales casos la confesión y el pedir perdón son insuficientes.

Según Números 5.6-8. Si la persona contra quién pecamos no la encontramos o murió, debemos indemnizar a sus parientes o dar una ofrenda al Señor a modo de restitución. Comprende:

Reparar el daño causado.
Devolver lo robado.
Saldar la deuda.
Pedir perdón al ofendido.
Decirle la verdad a quien hemos engañado.
Asumir la responsabilidad de las consecuencias de nuestros pecados.
La idea de restituir es la de ENMENDAR – REPONER – RESTAURAR.

Una de las señales genuinas del arrepentimiento es la restitución, Lc.19.8-9.
La persona que se entrega a Cristo deberá en lo posible saldar todos los tipos de deudas que pueda haber contraído. Y existen diferentes tipos de deudas:

  • Deudas Económicas: Dinero – Valores
  • Deudas Materiales: Objetos – Elementos
  • Deudas Morales: Injusticia – Ofensa – Difamación
  • Deudas Familiares: Incumplimiento de nuestro Rol – Maltrato – Mal Ejemplo
  • Deudas Emocionales: Falta de Afecto – Frialdad – Crueldad – Indiferencia
  • Deudas Sociales: Daño generalizado
  • Deudas con la Naturaleza: Depredación – Contaminación
  • La restitución es una forma de mostrar las obras de la fe (Santiago 2.14)

V) COMO PODEMOS MEJORAR NUESTRO TESTIMONIO, COMO PODEMOS HACER OBRAS DIGNAS DE UN HIJO DE DIOS (HEBREOS 12:1)

Sabiendo que tenemos alrededor nuestro gran nube de testigos, ¿Testigos de qué? Testigos de nuestro estilo de vida, ellos darán testimonio de nuestro cambio.

Reconozcamos que hay mucha gente con los ojos puestos en nuestra vida, y que espera mucho de nosotros

Despojémonos de todo peso y de todo pecado, despojémonos de todo aquello que es un lastre para nuestro cristianismo. El testimonio, se manifiesta en la obediencia ¿para qué?

  • Para ser bendecido por el Señor Deut. 28:3 y 6 y 8-9
  • Para que derrote a mis enemigos Deut. 28: 7 y Malaquias 3:11
  • Para ser prosperado Deut. 28:12
  • Para alabar a Dios, debemos usar nuestro cuerpo para cumplir sus propósitos. 1 corintios 6:20

Conclusión:

Nuestro testimonio cristiano es muy importante. Recuerde siempre que nuestras actitudes, hablan del Dios en el que hemos creído. De ahí que es imperativo que revisemos cómo pensamos y actuamos y meditemos en el hecho de, si a través de nuestras actuaciones, estamos glorificando al Creador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s