La Carrera

la-vida-no-es-una-carrera

Nuestro camino hacia la santidad puede durar toda una vida. El avance espiritual requiere constancia, obediencia y mucha perseverancia. Lo importante es mantenernos buscando a Dios con humildad y entrega. En la medida en que nos acercamos a una vida más pura, o cuando prosperan nuestros ministerios, podemos correr el error de enorgullecernos y pensar que estamos en un nivel superior. El libro de Proverbios dice en su capítulo 18 que la arrogancia anticipa la caída, de modo que cuando alguien comienza a sentir arrogancia sobre sus logros como persona y como creyente, corre el peligro de caer en uno de los pecados más comunes : el orgullo.

Recordemos la humildad de Jesús y seamos imitadores de su carácter, buscando constantemente Su Presencia.

¡Ese es el camino que nos lleva a estar cerca de Él para siempre!

Filipenses 3:13-14

 Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s